Betacarotenos, qué son, para qué sirven, beneficios y cómo tomarlos

Los betacarotenos son pigmentos que sirven para dar color a los alimentos, tienen usos como colorante, como antioxidantes y como fuente de provitamina A.

Los beta carotenos están clasificados dentro de la familia de los carotenoides, que al mismo tiempo contienen dos subgrupos identificados como carotenos y xantofilas.

El β-caroteno pertenece a los carotenoides ya que su estructura química no contiene oxígeno. En cambio, las xantofilas sí que lo poseen.

Que son los betacarotenos

Que son los betacarotenos y para que sirven

Son un tipo de pigmento natural presente en las plantas. Los betacarotenos son convertidos en vitamina A cuando los seres humanos los tomamos. Su color es rojo, naranja y amarillo, considerándose, al mismo tiempo como provitamina A. Son precursores de la misma, es decir, que se convierten en esta vitamina cuando llegan al intestino delgado y el hígado.

Los beta-carotenos son una forma inactiva de vitamina A. El organismo humano hace la conversión en su forma activa, momento en que se convierte en vitamina A, que es lo mismo que el retinol, y a partir de esta transformación o síntesis aporta todas sus propiedades y beneficios para la salud.

En la naturaleza los betacarotenos se encuentran en las plantas, verduras y frutas, siendo catalogados también como carotenos y terpenoides o isoprenoides.

Son derivados del isopreno y su síntesis es a partir del pirofosfato de geranilgeranilo.

Muchas veces llamados como Betacaroteno, beta-carotenos o β-caroteno es el tipo de caroteno más común en las plantas, así que es realmente sencillo obtenerlos mediante extractos vegetales, suplementos o bien mediante alimentos.

Al mismo tiempo, también pueden comprarse como colorante, teniendo el código E160a para identificarlos como aditivos alimentarios.

La forma química y estructura del Betacaroteno fue descubierta en 1930 por Karrer et al.

Para qué sirven

Como tienen potentes efectos antioxidantes, los betacarotenos sirven para inhibir el daño de los radicales libres, preservando la integridad del ADN celular.

Así, podemos decir que en el cuerpo humano tienen un papel importantísimo, aportando propiedades y beneficios medicinales a los seres vivos.

A continuación, indicamos para qué sirven los beta carotenos:

  • Evitar el envejecimiento de la piel.
  • Preservar la función cardiovascular.
  • Regular la presión arterial.
  • Evitar la inflamación.
  • Prevenir la formación de tumores y ciertos tipos de cáncer.
  • Reducir el envejecimiento del sistema ocular:
    • Degeneración macular senil (DMS).
    • Glaucoma.
    • Vista cansada.
  • Funcionan como tratamiento para:
    • Tratar la artrosis.
    • Artritis reumática.
    • Fatiga crónica.
    • Contra el envejecimiento de la piel.
    • Infecciones bacterianas (Helicobacter pylori, etc.)
    • Enfermedad de Parkinson.
    • Soriasis, vitíligo y trastornos de la piel.
  • Reducir los síntomas de infecciones de las vías respiratorias (asma, fibrosis quística, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Aumentar la memoria.
  • Mejora el funcionamiento del sistema muscular.
  • Reducir los efectos secundarios de fármacos y tratamientos de quimioterapia.
  • Evitar los casos de ceguera nocturna durante el embarazo.
  • Diarrea post-parto.

Piel

Los betacarotenos para la piel son muy beneficiosos por aumentar los niveles de vitamina A, nutriente considerado esencial para promover la regeneración de la epidermis, evitar la formación de arrugas y mejorar la firmeza, elasticidad y suavidad.

Betacarotenos para la piel

También favorecen la cicatrización de la piel, disminuyendo el tiempo que duran las heridas y permitiendo que el tejido cicatrizal se forme de forma adecuada, sin producir pliegues y que el tejido fibroso de colágeno sea liso y suave.

Mejoran la respuesta de la piel cuando los rayos del sol inciden sobre ella. Los beta carotenos para la piel probablemente reducen las quemaduras solares, aunque este efecto beneficioso o propiedad no está del todo demostrada.

Muchas cremas solares incluyen betacarotenos para mejorar la tonalidad cutánea, simulando un mejor bronceado que se produce, sobre todo, por la acción del pigmento al teñir parte del tejido de la epidermis.

Bronceado

Son muchos los cosméticos y productos para el cuidado de la piel que los incluyen, tomando mucha importancia los betacarotenos para el bronceado.

Este uso está indicado para conseguir ponerse moreno rápido debido a que, como pigmentos naturales, mejoran la tonalidad de la capa córnea o externa de la piel.

Sin embargo, al usarlos hay que tener cuidado con la exposición a la radiación solar ya que, aunque a priori podrían proteger de la radiación UVA, en la práctica sus efectos son muy limitados, aumentando el riesgo de quemaduras solares.

El bronceado con betacarotenos produce un tono más dorado, haciendo que se reduzca el tiempo que debes tomar el sol para conseguir una piel morena.

Se recomienda usarlos siempre con protector solar para evitar efectos secundarios.

Fotosensibilidad

Se estima que tomar betacarotenos para eliminar la sensibilidad a la luz del sol o fotosensibilidad funciona muy bien. Esta enfermedad se produce por herencia genética, recibiendo el nombre de Protoporfiria eritropoyética.

El consumo regular de beta-caroteno desde alimentos o bien durante una temporada desde suplementos puede remitir los síntomas.

Degeneración macular

Junto con algunos antioxidantes de la clase xantofilas, los betacarotenos nos protegen del envejecimiento de la vista, evitando muchos casos de degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Usos de los beta carotenos para la degeneración macular

Tomar luteína, zeaxantina y licopeno junto con otros tipos de betacarotenos puede conseguir que los vasos sanguíneos de la mácula sean más robustos y resistentes, manteniendo esta parte del ojo joven durante más tiempo.

Cáncer

Aunque hay muchos estudios relacionados, es difícil asegurar que los betacarotenos y cáncer son funcionales, es decir, que su ingesta previene la formación de células cancerosas.

Lo que sí está claro es que este tipo de compuestos químicos de las plantas inhiben el daño de los radicales libres y, estos, pueden modificar la estructura del ADN celular.

Al proteger el ADN de las células evitamos cierto porcentaje de riesgo al cáncer.

En cualquier caso, lo que sí está demostrado es que el consumo de varias piezas de futas y una porción de verdura todos los días reduce la probabilidad de desdarrollar tumores, motivo más que suficiente para incluir este tipo de alimentos en la dieta.

Embarazo

Una dosis diaria de beta-carotenos disminuye el riesgo de la diarrea post-parto y la fiebre en embarazadas.

Betacarotenos y embarazo ¿son buenos?

Asimismo, también reduce el riesgo de enfermedades en las embarazadas, como por ejemplo la ceguera nocturna del embarazo y la desnutrición.

Durante el tiempo que dura la gestación, siempre se recomienda tener una dieta variada y rica en antioxidantes, carotenoides y carotenos.

Colorante

  • Código: E-160.

El beta caroteno como colorante es de color amarillo anaranjado. Suele utilizase en forma de polvo ya que es soluble en agua y grasa. Es considerado como un antioxidante hidrofóbico, que se disuelve en grasas, pero no en agua, es decir, que es insoluble en agua (H2O).

Beta caroteno colorante E-160

En función de su composición química, también es posible comprarlo con otra estructura, pudiéndose disolver en agua y grasas.

Las aplicaciones y usos del colorante beta-caroteno son:

  • Pastelería.
  • Elaboración de helados.
  • Producción de margarina, mermelada y en confitería.
  • Fabricación de golosinas, gominolas, chicles, etc.
  • Bebidas gaseosas, refrescos y otros líquidos para el consumo humano.
  • Lácteos.
  • Producción de fármacos.
  • Mejorar el color de huevos, carne de gallina, pollo y pescados como el salmón, trucha, etc.

Para este fin, suele emplearse betacarotenos obtenidos de zanahorias, algas marinas y del árbol del aceite de palma (Elaeis guineensis).

Beneficios

Si bien son muchas las propiedades que poseen, siempre debemos ceñirnos a los beneficios de los betacarotenos que han sido demostrados.

En este sentido, podemos decir que tienen un papel importantísimo en la nutrición humana, siendo la fuente principal de vitamina A.

Los beta-carotenos en el cuerpo humano son convertidos en vitamina A, un nutriente esencial con actividad antioxidante y propiedades antiinflamatorias.

Asimismo, los beneficios para la piel son muchos, actuando como protector que frena el envejecimiento prematuro.

Efectos secundarios

Efectos secundarios de los betacarotenos

  • Carotenemia.
  • Molestias gastrointestinales.

Cuando se toma una dosis alta durante varias semanas es posible notar cambios en la coloración de la piel. La carotenemia es un trastorno cutáneo producido por la sobredosificación de carotenos. Para eliminar estos efectos secundarios de los betacarotenos simplemente hay que dejar de tomarlos y desaparecerán por sí solos.

El malestar de estómago puede aparecer por una intolerancia a uno de sus coponentes, sobre todo cuando se hace uso de cápsulas o pastillas. Cuando se toman desde alimentos es muy raro que produzcan algún tipo de reacción adversa, alérgica o de cualquier tipo. Sin embargo, algunas personas pueden sentir cierto malestar gastrointestinal, debiéndose parar su administración en dicho caso.

Contraindicaciones

  • Angioplastia.
  • Embarazo.
  • Lactancia.
  • Contacto continuo con asbesto.
  • Fumar.
  • Tratamiento para bajar el colesterol como estatinas, etc.
  • Alcohol.

Si eres mujer y estás embarazada consulta siempre el uso de cápsula de betacarotenos durante el embarazo y la lactancia. Aunque su consumo mediante alimentos está recomendado, al incluir un suplemento dietético las dosis serán altas, motivo por el que conviene tener precaución y siempre consultar antes de empezar a usarlos.

En los casos de angioplastia podría retasar el tiempo de recuperación, así como dificultar el procedimiento endovascular para ensanchar la arteria o vena.

Hay cierta preocupación sobre los efectos secundarios en personas fumadoras, motivo por el que se incluye dentro de las contraindicaciones de los betacarotenos ser una persona que fuma cigarrillos. No está del todo claro si puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cánceres.

Las beta-carotenos pueden interactuar con las estatinas, medicamentos administrados para reducir el colesterol LDL. Se recomienda no tomar vitamina C, E, selenio y carotenos juntos con estatinas, así como los fármacos implicados en el tratamiento del colesterol.

La vitamina B3 o niacina podría ser absorbida en menor cantidad cuando se toma a la vez.

Otra contraindicación de los betacarotenos es el consumo de alcohol. El motivo es que esta sustancia disminuye sus efectos, promoviendo que los del retinol aumenten, algo que podría estar contraindicado en ciertas personas.

Alimentos

Alimento Cantidad de betacarotenos por cada 100 g. de producto
Zanahorias8332 μg (microgramos)
Espinacas6288 μg.
Lechuga5226 μg.
Batatas5219 μg.
Calabaza2022 μg.
Pimientos rojos1525 μg.
Albaricoques1094 μg.
Guisantes760 μg.

La maravilla de este tipo de compuesto químico vegetal es que está ampliamente extendido en las plantas. Podemos decir que todas las especies vegetales contienen cierta proporción de betacarotenos, haciendo que su presencia sea enorme en todo el mundo.

Sin embargo, lo interesante de esto es que dentro de los beta-carotenos podemos elegir entre los distintos tipos, obteniendo los más interesantes para la salud por sus efectos antioxidantes, así como por su conversión en vitamina A o retinol.

Otros alimentos ricos en betacarotenos son el aceite de palma crudo, el melón, mango, papaya, zanahorias, batatas y calabazas. Pero como decimos, la mayoría de alimentos los contienen.

Para identificar los alimentos con más cantidad de betacarotenos podemos fijarnos en la pulpa, siendo, generalmente naranja.

Sin embargo, algunos alimentos que lo poseen tienen otro color debido a que la clorofila enmascara su tonalidad, pasando desapercibido en las verduras de hoja verde oscura como las espinacas, acelgas y la col rizada por citar algunos.

Que contienen más betacarotenos

  • Aceite de palma crudo.
  • Gac vietnamita (Momordica cochinchinensis).
  • Zanahorias.

Aunque las zanahorias tienen mucho contenido en carotenoides, el aceite de palma y el gac vietnamita son mucho mejores ya que estos, poseen cerca de 10 veces más que las zanahorias, por tanto, podemos decir que son los alimentos que contienen más cantidad de betacarotenos.

Eso sí, hay que observar que, si se compra el aceite de palma procesado, este habrá perdido la mayoría de β-carotenos ya que, al procesarlo, se busca dar una apariencia mejor, eliminando su color y, por lo tanto, todo el potencial antioxidante que este compuesto químico produce.

¿Los betacarotenos son antioxidantes?

Sí. Son considerados como unos de los mejores antioxidantes que puedes tomar junto con los flavonoides. Los betacarotenos son antioxidantes y neutralizan los radicales libres, minúsculas moléculas reactivas de oxígeno que dañan los tejidos del organismo.

Betacarotenos y antioxidantes

Los radicales libres oxidan los lípidos en una reacción química llamada oxidación. Se considera que este proceso daña el ADN de las células, los lípidos y las proteínas, deteriorando el material genético, así como envejeciendo los tejidos celulares que componen el organismo.

Y de ahí la importancia de los betacarotenos y antioxidantes. Nos ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel y del cuerpo entero. Sin ellos, el organismo entraría en un continuo proceso de degradación y reparación, produciendo enfermedades asociadas a la vejez.

Cómo tomar Betacaroteno

Existen dos formas básicas de ingerirlos, siendo las más común a partir de alimentos naturales como frutas y verduras.

Sin embargo, el uso de los carotenoides está muy extendido, pudiéndose comprar suplementos para reforzar la ingesta diaria recomendada.

Si todavía no sabes cómo tomar betacaroteno, a continuación, indicamos la forma adecuada:

  1. De 7,5 a 30 mg. al día.

Para usos generales no se ha establecido una dosis diaria y esta que indicamos es una dosis de referencia.

Sin embargo, sí que hay una cantidad recomendada de vitamina A, y esta es de 1 miligramo diario para los hombres y, para las mujeres una dosis de 0,8 miligramos.

La equivalencia entre Betacaroteno y vitamina A es la siguiente:

  • Hombres: 6 mg.
  • Mujeres: 4,8 mg.

Si deseas obtener la dosis a partir de fruta debes comer 5 porciones al día, exactamente las mismas porciones en el caso de que desees obtenerla desde verdura.

Pero, aunque hayamos indicado que la dosis no ha sido establecida para un uso general, sí que hay unas cantidades recomendadas para ciertas situaciones y trastornos, así que, a continuación, las indicamos.

Dosis

  • Protoporfiria eritropoyética:
    • Adultos: 180 mg/día y después 300 mg/día.
    • Niños:
      • De 1 a 4 años: 60 a 90 g/día.
      • De 5 a 8 años: 90 a 120 mg/día.
      • De 9 a 12 años: 120 a 150 mg/día.
      • De 13 a 16 años: 150 a 180 mg/día.
      • Adolescentes mayores de 16 años: 180 mg con un máximo de 300 miligramos al día.
    • Degeneración macular senil: 15 mg. + 500 mg. de vitamina C + 400 IU vitamina E. Opcional añadir 80 mg. de óxido de zinc.
    • Embarazo: 42 mg /día.

Absorción

La absorción de los betacarotenos en los humanos se produce en el duodeno, parte del intestino delgado que también tiene la función de absorber vitamina E o alfa-tocoferol.

Esta asimilación en el organismo humano es gracias al receptor del eliminador de clase B (SR-B1), estando implicado, como indicamos, en la metabolización de los beta-carotenos y carotenoides.

Se considera que el porcentaje de absorción oscila entre el 9 y 22%, porcentaje que puede variar en función del tipo de Betacaroteno ingerido. Recordemos que existen muchos pigmentos o metabolitos secundarios de las plantas que forman este grupo de compuestos químicos vegetales.

Si, además de cambiar el β-caroteno se modifica su estado, se cuece, fríe, se toma crudo o a partir de un suplemento con cápsulas o pastillas, también habrá una modificación en las cantidades absorbidas por el organismo.

También es importante indicar que, al mismo tiempo que varían los valores nutricionales al tomarse, si se ingiere junto con grasas, aceites y otros nutrientes será mayor o menor sus propiedades medicinales.

Actualmente se considera que el 50% de la ingesta de vitamina A es a partir de beta-caroteno.

Referencias

  • Haynes, William M., ed. (2011). «CRC Handbook of Chemistry and Physics» (92nd ed.). CRC Press. p.
  • “SciFinder – CAS Registry Number 7235-40-7”. Retrieved Oct 21, 2009.
  • Sigma-Aldrich Co., β-Carotene..
  • Milne, George W. A. (2005). «Gardner’s commercially important chemicals: synonyms, trade names, and properties». New York: Wiley-Interscience.
  • Karrer, P.; Helfenstein, A.; Wehrli, H.; Wettstein, A. (1930). «Pflanzenfarbstoffe XXV. Über die Konstitution des Lycopins und Carotins». Helvetica Chimica Acta 13.
  • Van Arnum, Susan D. (1998), «Vitamin A», Kirk-Othmer Encyclopedia of Chemical Technology (45), New York: John Wiley.
  • Mercadante, A.Z.; Steck, A.; Pfander, H. (1999). «Carotenoids from Guava (Psidium guajava L.): Isolation and Structure Elucidation». J. Agric. Food Chem. 47.
  • Conversion of β-carotene to retinal pigment 75. 2007. pp. 117-30.
  • van Bennekum, A; Werder, Moritz; Thuahnai, Stephen T.; Han, Chang-Hoon; Duong, Phu; Williams, David L.; Wettstein, Philipp; Schulthess, Georg et al. (2005). «Class B scavenger receptor-mediated intestinal absorption of dietary β-carotene and cholesterol». Biochemistry 44 (11).
  • Tanumihardjo, SA (2002). «Factors influencing the conversion of carotenoids to retinol: bioavailability to bioconversion to bioefficacy». Int J Vit Nutr Res 72.
  • Lakshman, MR (2004). «Alpha and omega of carotenoid cleavage». J. Nutr. 134 (2): 241S-245S. PMID 14704327. doi:10.1093/jn/134.1.241S.
  • Kiefer, C.; Hessel, S.; Lampert, S.M.; Vogt, K.; Lederer, M.O.; Breithaupt, D.E.; von Lintig, J. (2001). «Identification and Characterization of a Mammalian Enzyme Catalyzing the Asymmetric Oxidative Cleavage of Provitamin A». The Journal of Biological Chemistry 276 (17).
  • Russel, R.M. (2002). «Beta-carotene and lung cancer». Pure Appl. Chem. 74.
  • Hurst, J. S.; Saini, M. K.; Jin, G. F.; Awasthi, Y. C.; Van Kuijk, F. J. G. M. (2005). «Toxicity of oxidized β-carotene to cultured human cells». Experimental Eye Research 81.
  • Institute of Medicine (US) Panel on Micronutrients (2001). «Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium and Zinc». National Academy Press.
  • Zhang, LR; Sawka, AM; Adams, L; Hatfield, N; Hung, RJ (Mar 2013). «Vitamin and mineral supplements and thyroid cancer: a systematic review». European Journal of Cancer Prevention 22.
  • Food and Agriculture Organization/World Health Organization (1967). Requirement of Vitamin A, Thiamine, Riboflavin and Niacin. Rome.
  • Mustapa, A.N.; Manan, Z.A.; Mohd Azizi, C.Y.; Setianto, W.B.; Mohd Omar, A.K. (2011). «Extraction of β-carotenes from palm oil mesocarp using sub-critical R134a». Food Chemistry.
  • «Intake of the major carotenoids and the risk of epithelial ovarian cancer in a pooled analysis of 10 cohort studies». Int J Cancer 119 (9): 2148-54. 2006.
  • «USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 21».
  • Stahl W; Heinrich U; Jungmann H (1998). «Increased Dermal Carotenoid Levels Assessed by Noninvasive Reflection Spectrophotometry Correlate with Serum Levels in Women Ingesting Betatene». Journal of Nutrition 128 (5).
  • University of Maryland Medical Center. «Possible Interactions with Beta-Carotene».
  • Meschino Health. «Comprehensive Guide to Beta-Carotene».
  • Leo, M. A.; Lieber, C. S. (1999). «Alcohol, vitamin A, and beta-carotene: Adverse interactions, including hepatotoxicity and carcinogenicity». The American Journal of Clinical Nutrition 69.
  • «Routine Antioxidant vitamin supplementation for preventing and slowing the progression of age-related cataract». Cochrane Database Syst Rev 6.
  • Am. J. Clin. Nutr. «Association of blood antioxidants and vitamins with risk of age-related cataract: a meta-analysis of observational studies».
5/5 (7 Opiniones)
Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin