Flavonoides antioxidantes » en Alimentos, Cítricos, Propiedades

Los flavonoides son una familia de compuestos naturales solubles en agua. Su función es la de proteger a las plantas y evitar el estrés oxidativo en los humanos. Son sustancias procedentes de las plantas y obtenidos de frutas, semillas y verduras. Ayudan contra los microbios y poseen propiedades y beneficios para la salud humana.

El flavonoide más conocido y utilizado es la isoflavona, aunque existen diferentes tipos según su estructura, siendo el un elemento importantísimo en la lucha contra el envejecimiento de la piel y otros órganos importantes.

Qué son los flavonoides

Son metabolitos secundarios de las plantas, es decir, compuestos químicos producidos naturalmente por los vegetales, legumbres, frutas y otros tipos de hierbas. Su papel en la planta no es esencial ya que sin el flavonoide puede sobrevivir, a diferencia de los metabolitos primarios que sí son esenciales.

Su síntesis s a partir de fenilalanina y 3 de malonil-CoA, un aminoácido esencial presente en multitud de plantas y alimentos vegetales. También es necesario para su síntesis.

Que son los flavonoides y para que sirven

A día de hoy no existe una definición de flavonoides por la Real Academia de la Lengua, teniéndose que asimilar el concepto por la bibliografía científica. Sin embargo, una definición aceptable es: “Flavonoide es el término genérico con que se clasifican ciertos metabolitos secundarios de las plantas con propiedades saludables para los seres humanos”.

Existen diferentes tipos según su estructura química, siendo el flavonoide isoflavona el más conocido por sus propiedades y beneficios para la salud de las personas.

Para qué sirven los flavonoides

Los flavonoides junto con los bioflavonoides tienen propiedades antioxidantes en el organismo humano. Cuando son ingeridos mediante las verduras que los contienen tienen efectos antimicrobianos, los flavonoides sirven para eliminar microbios, virus, bacterias y patógenos microscópicos.

Además, está comprobado por diversos estudios que tienen la propiedad de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, siendo este uno de los motivos por los que se consideran metabolitos saludables.

Otro de los beneficios de los flavonoides son sus efectos anticancerígenos, estando muy bien considerados en medicina por sus efectos contra los microbios y sus propiedades para proteger contra la formación de tumores malignos.

Tipos de flavonoides (clasificación)

Tipos de flavonoides, nombres y clasificación

En función de su forma química, la estructura de su esqueleto molecular, pueden clasificarse varios tipos de flavonoides como los siguientes:

  • Chalconas.
  • Flavonas.
  • Flavonoles.
  • Flavandioles.
  • Antocianinas.
  • Taninos condensados.
  • Auronas.

Los flavonoides o los bioflavonoides tienen propiedades antioxidantes en el organismo humano. Actúan protegiendo contra la inflamación y potencian la acción de otras sustancias activas. Cada flavonoide tiene efectos para diferentes situaciones, poseyendo todos la popiedad antioxidante, el bloqueo de los radicales libres.

Flavonoides en la Plantas

Flavonoides en plantas y vegetales

En las plantas tienen la capacidad de aumentar la coloración de las hojas y las flores. Los cultivadores de plantas ornamentales los producen para así provocar que las tonalidades de ciertas especies vegetales sean más fuertes y brillantes.

Lo normal es que cuanto más color tienen las hojas y las flores la planta tiene más cantidad de flavonoides y compuestos polifenólicos. También puede expresarse dicha cantidad de pigmentos colorantes en los frutos y tubérculos.

Lista de plantas con flavonoides

  • Acai Berry (Euterpe oleracea).
  • Albaricoque (Prunus armeniaca).
  • Ajo (Allium sativum).
  • Almendro (Prunus dulcis).
  • Alpinia officinarum.
  • Apio (Apium graveolens).
  • Arándanos (Vaccinium).
  • Aronia melanocarpa.
  • Arroz (Oryza sativa).
  • Cannabis sativa.
  • Casis (Ribes nigrum).
  • Bauhinia longifolia.
  • Berenjena (Solanum melongena).
  • Cerezo (Prunus cerasus).
  • Ciruelo (Prunus subg. Prunus).
  • Cebada (Hordeum vulgare)
  • Cebolla (Allium cepa).
  • Col rizada (Brassica oleracea var. sabellica L.).
  • Eucryphia.
  • Flor de trompeta India (Oroxylum indicum).
  • Frambuesa negra (Rubus occidentalis).
  • Frambuesa (Rubus idaeus).
  • Frijol mungo (Vigna radiata).
  • Grosellero (Ribes rubrum).
  • Helichrysum aureonitens.
  • Hierba de San Juna (Tridax procumbens).
  • Maíz morado (Zea mays).
  • Mango (Mangifera indica).
  • Manzanas (Malus x domestica).
  • Melocotonero (Prunus persica).
  • Naranjo (Citrus × sinensis).
  • Pacana (Carya illinoinensis, pacano o pecán).
  • Palmera de azaí (Euterpe oleracea).
  • Perejil (Petroselinum crispum).
  • Pimiento dulce (Capsicum annuum).
  • Plumbago del Cabo, azúl, Jazmín (Plumbago capensis, Ceratostigma willmottianum, etc.).
  • Lechuga (Lactuca sativa).
  • Rizoma de Alpinia galanga (Alpinia officinarum Hance).
  • Rheum nobile.
  • Rododendro (Rhododendron mucronatum).
  • Ruibarbo Noble.
  • Ruibarbo Sikkim.
  • Scutellaria baicalensis.
  • Scutellaria lateriflora.
  • Té (Camellia sinensis)
  • Tomatero (Solanum lycopersicum).
  • Tomillo (Thymus).
  • Trébol rojo (Trifolium pratense L).
  • Trigo (Triticum spp).
  • Veronicastrum.
  • Vid (Vitis).
  • Zarzamora (Rubus fruticosus).

En realidad, la mayoría de las plantas tienen flavonoides por no decir todas. Cada especie contiene diferentes proporciones de metabolitos secundarios y compuestos a partir de polifenoles, siendo las más importantes las especies vegetales que hemos mencionado.

Sin embargo, la lista es tan extensa que es imposible agregarlas todas. Una forma sencilla de detectar que una planta tiene muchos flavonoides es mediante el color, cuanto más roja, púrpura o con tonalidades oscuras suele ser un indicio de que es una planta con gran contenido en isoflavonas, chalconas, flavonoles y antocianinas. Si bien, cada variedad puede aportar distintas cantidades de cada subrupo flavonoide.

¿Dónde se encuentran en las plantas? (partes vegetales con más flavonoides)

Partes de las plantas con más flavonoides

La mayor cantidad de flavonoides está presente en las hojas y flores de las plantas. También es posible extraerlos de los frutos que después comemos en forma de fruta. Las semillas son también una gran fuente de flavonoide.

Lo común es que los flavonoides se encuentren en las partes externas y aéreas de las plantas, aunque hay ejemplos como de tubérculos como las cebollas en donde también están presentes. La cebolla, por ejemplo, contiene el flavonoide quercetina 4’-D-glucósidos.

Descubrimiento

Gregor Johann Mendel

Los experimentos de Gregor Johann Mendel en el siglo XIX fueron posibles a los flavonoides cuando pudo seguir el cambio del ADN en una variedad de guisantes, dando por terminadas una de las grandes leyes de la humanidad, “Las Leyes de Mendel”. Estas fueron posibles gracias a que su autor pudo rastrear la herencia de los genes que poseían los flavonoides y que daban color a los guisantes con los que realizó el experimento.

A partir de ese momento la ciencia ha experimentado en diversas ocasiones sobre las propiedades antioxidantes de los flavonoides, primero sobre animales, cultivos in vitro y posteriormente comprobando los resultados en el organismo humano.

En la actualidad no hay duda sobre los beneficios de los flavonoides para la salud humana, teniendo en cuenta siempre las diferentes clases como antocianinas, isoflavonas o bien usando cada flavonoide como quercetina, luteolina, etc.

¿Cuáles son los principales tipos de flavonoides?

Hay clasificados cerca de 5.000 flavonoides, siendo los más importantes los que hemos indicado, es decir, los comprendidos en los siguientes grupos (Chalconas, Flavonas, Flavonoles, Flavandioles, Antocianinas, Taninos condensados y Auronas). Sin embargo, algunos autores y especialistas prefieren catalogarlos de otras formas para facilitar su obtención, así como los posibles usos medicinales, siendo la otra posible clasificación de los flavonoides la que indicamos a continuación:

  • Citroflavonoides o flavonoides cítricos procedentes de frutas cítricas y otros alimentos como:
    • Manzanas.
    • Moras.
    • Cebollas.
    • Uvas.
    • Cerezas.
    • Naranjas.
    • Limones.
    • Toronjas.
    • Brócoli.
    • Tomate.
    • Lechuga.
  • Rutina o rutósido (quercetin-3-rutinósido y soforina) es un glucósido flavonoide presente en alimentos como:
    • Uva.
    • Mora.
    • Cítricos.
    • Pimientos.
    • Cebollas.
    • Vino tinto.
    • Manzana.
    • Brócoli.
    • Tomates.
  • Isoflavonoides proceden de las leguminosas o Fabáceas y están presentes en árboles, hierbas perennes y arbustos. Los alimentos típicos que contienen isoflavonoides son:
    • Soja o soya.
    • Tofu.
    • Garbanzos.
    • Lentejas.
    • Frijoles.
  • Proantocianidinas o taninos condensados son los pigmentos principales de las plantas, presentes en semillas y en las hojas. Su composición es a partir de la hidrólisis de las antocianidinas y se encuentran en:
    • Semillas de uva.
    • Vino tinto.
  • Antocianinas son responsables del color rojo, azul y púrpura de las plantas ya que son pigmentos rojos. Son glucósidos de las antocianidinas y protegen contra la radiación ultravioleta, protegen de insectos y evitan la congelación del tejido vegetal. Hay que tener cuidado con las antocianinas ya que son tóxicas para los perros. Los alimentos con flavonoides de la clase antocianinas son:
    • Cerezas.
    • Col lombarda.
    • Pimientos rojos y naranjas
    • Arándanos.
    • Ciruelas.
  • Catequinas corresponden al grupo de los flavan-3-oles o Flavonoles. Su principal origen es la planta catechu (Terra Japónica) y también del zumo de la Mimosa catechu (Acacia catechu L.F). Lo alimentos más ricos en catequinas son:
    • Té verde, negro y rojo.
    • Peras.
    • Manzanas.
    • Vino tinto.
    • Cacao.
  • Epicatequinas son fotoquímicos del grupo de los Flavonoles. Son muy antioxidantes y precursoras del óxido nítrico (NO). Aumentan la folistatina y disminuyen la miostatina, proteína que limita el crecimiento muscular. Los alimentos con epicatequinas son:
    • Té.
    • Cacao.
  • Hesperidinas corresponde al grupo de los citroflavonoides y tienen un papel importante en el tratamiento de las varices, las hemorroides y la hipertensión. Los alimentos en donde se encuentran son:
    • Naranjas.
    • Limones.
    • Pomelos.
    • Pimienta.
    • Menta.
    • Chile picante.
    • Romero.
    • Gordolobo.
    • Pimientos.
  • Kaempferol es un flavonol muy soluble en agua y etanol. Proporciona el olor a las flores y tiene propiedades antidepresivas. También funciona como agente en la prevención del cáncer de páncreas. Los alimentos con kaempferol son:
    • Manzanas.
    • Coles de Bruselas.
    • Puerros.
    • Brócoli.
    • Rábano.
    • Endibias.
    • Remolacha roja.
    • Toronja.
  • Cianidinas tienen su mayor presencia en la cáscara de la fruta. Tiene efectos anticancerígenos parecidos a las antocianinas. También es posible realizar su síntesis mediante la bacteria Escherichia coli. Funcionan también como captadora de radicales libres para proteger las células y el ADN celular. Es utilizada para prevenir problemas cardiacos. Los alimentos con cianidinas son:
    • Rábanos.
    • Fresas.
    • Cerezas.
    • Moras.
    • Zarzamoras.
    • Frambuesas.
    • Uvas.
    • Arándanos.
    • Maíz morado.
    • Manzanas.
    • Ciruelas.
  • Genisteína: es una flavona o isoflavona que bloquea el desarrollo de tumores. Impide la formación de nuevos vasos sanguíneos y, de esta forma, la llegada de oxígeno y nutrientes a las células tumorales. También actúa modulando la función de los estrógenos, disminuyendo el riesgo de cáncer de mama. Los alimentos y plantas medicinales donde se encuentra son:
    • Café.
    • Soja.
    • Habas.
    • Altramuces.
    • Kudzu.
    • Psoralea.
    • Y plantas como F. macrophylla, Femingia vestita.
    • También es posible detectarla en cultivos in vitro d Maackia amurensis.
  • Luteolina interviene en el metabolismo de los carbohidratos y modula el sistema inmune. Es un flavonoide muy común, pudiéndose encontrar en alimentos como los siguientes:
    • Apio.
    • Tomillo.
    • Diente de león.
    • Flor del trébol.
    • Polen de ambrosia.
    • Manzanilla.
    • Pimiento verde.
    • Perilla.
    • Salvia tomentosa.
  • Silimarina tiene efectos hepatoprotectores, cualidad que hace que sea usado este flavonoide en terapias contra la ictericia, litiasis biliar y en el tratamiento del hígado graso. Los alimentos con Silimarina son:
    • Alcachofera.
    • Cardo mariano.
    • Cilantro.
    • Cohosh negro.
    • Cúrcuma.
    • Piel de las uvas.

Otros flavonoides importantes son la didimina y quercetina que, junto con rutina y hesperidina son los principales flavonoides cítricos.

Flavonoides en alimentos

flavonoides en alimentos

Son conocidos por sus propiedades antioxidantes y como comida para prevenir cardiopatías, ayudar contra las enfermedades degenerativas y frenar el deterioro del cerebro en la tercera edad. Los alimentos con flavonoides son muy saludables ya que pueden ayudar en distintos casos. Los alimentos más ricos en flavonoides son las frutas y las verduras.

Comer todos los días varias porciones de fruta con mucho contenido flavonoide reduce el riesgo de enfermedades del corazón y sufrir derrames cerebrales. Podemos encontrar flavonoides en los siguientes alimentos:

  • Arándanos.
  • Bayas.
  • Ciruelas.
  • Espinacas.
  • Manzanas.
  • Moras.
  • Naranjas.
  • Naranjas.
  • Soja o soya.
  • Té verde y negro.
  • Chocolate.
  • Nueces.
  • Cerveza.
  • Gingko biloba.
  • Cardo mariano (Silybum marianum).

Las propiedades de los alimentos con flavonoides protegen el daño en el corazón, mejoran el sistema sanguíneo, evitan la acumulación del colesterol LDL en las arterias y pueden llegar a tener efectos sobre la presión arterial. Son tantas las ventajas de este tipo de alimento que numerosos especialistas y profesionales de la salud recomiendan consumirlos con frecuencia como los cardiólogos. También muchos oncólogos indican que los flavonoides tienen un papel fundamental en la prevención del cáncer.

Pero además de estar presentes en vegetales como verduras y frutas, también hay otros alimentos con muchos flavonoides como los procedentes del cacao, el chocolate puro y los frutos secos. Los productos fabricados a partir de fruta como el vino y los derivados de la soja también tienen una alta concentración de isoflavonas y flavonoles.

Cómo tomar alimentos ricos en flavonoides

  1. Comer varias piezas de fruta al día.
  2. Variar de alimentos con frecuencia.
  3. Tomar la fruta siempre cruda, previamente lavada con abundante agua.

Estudios sobre los flavonoides

  • Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort.

En el estudio médico publicado con el nombre de “Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort” y dirigido por Marjorie L. McCullough se realizó un seguimiento de más de 98.000 personas, hombres y mujeres que fueron observados para comprender la función de los flavonoides en la salud humana. Estas personas tenían una edad media de 70 años y los resultados después de varios años de estudio fueron asombrosos.

Después de agrupar a los participantes del estudio en grupos según la cantidad de flavonoides que ingerían a través de los alimentos se constató que las personas que habían ingerido más flavonoides mediante la dieta sufrían menos ataques cardíacos. El resultado fue de un 20% menos de problemas de corazón frente al grupo que menos había ingerido este grupo de metabolitos secundarios. También quedó patente que la existencia de accidentes cerebrales se había reducido considerablemente.

Todas estas propiedades fueron aisladas de otros condicionantes y tóxicos habituales en los humanos. Se tuvo en cuenta si los participantes del experimento fumaban, hacían ejercicio o si llevaban un estilo de vida saludable o sedentario.

Según el propio McCullough, comer una o dos piezas de fruta al día puede marcar la diferencia en el riesgo de enfermedades que aparece con la edad, así que los flavonoides son algo muy importante para mantener una buena calidad de vida a medida que nos acercamos a la vejez.

Sin embargo, a pesar del extenso estudio y de la conformidad de la clase científica, todavía quedan dudas de si las propiedades y beneficios de los flavonoides por sí solos son los responsables de estos resultados o son, también, el resto de nutrientes de las frutas y verduras que los contienen.

Beneficios de los flavonoides

Beneficios de los flavonoides para la salud

Considerados como antioxidantes tienen un papel importante en la salud de los humanos. Los beneficios de los flavonoides son los siguientes:

  • Antioxidantes.
  • Para tratar la hipercolesterolemia o el colesterol alto.
  • Beneficios cardiotónicos

Gran parte del poder del flavonoide radica en que están libres de calorías, así que pueden ser usados por la mayoría de personas para complementar la dieta de forma natural. Son aptos para veganos, vegetarianos y personas intolerantes a la lactosa. Los flavonoides y sus beneficios para mejorar la calidad de vida a largo plazo hay que tenerlos en consideración. Son fundamentales en la prevención de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y en muchos tipos de cánceres.

También ayudan a fijar algunos metales como el hierro y el cobre.

Cardiotónicos

Mejoran la función del músculo cardíaco. Los flavonoides tienen efectos tónicos sobre el corazón, aumentando el riego sanguíneo y disminuyendo el desgaste. La quercetina es el mejor flavonoide para las enfermedades relacionadas con el corazón.

También aumentan la resistencia de los capilares y pequeños vasos sanguíneos. Los derrames producidos por la presión sanguínea son reducidos, siendo adecuados usar quercetina, rutina y hesperidina.

Hipercolesterolemia

Son conocidas las propiedades hipocolesterolmiantes o funcionales para reducir la hipercolesterolemia, el nivel de colesterol superior a los 240 mg. día.

La soja parece tener beneficios sobre el colesterol debido a su contenido en isoflavonas que producen un efecto estrogénico y antioxidante, potenciandose estos efectos con el resto de sustancias activas que posee la planta Glycine max que es la que produce este alimento.

Efectos antioxidantes

Muchos de los antioxidantes que podemos encontrar en suplementos alimenticios son precisamente este tipo de metabolitos o compuestos vegetales. Los flavonoides antioxidantes más populares son la quercetina, catequina, antocianina e isoflavona.

La acción antioxidante de los flavonoides protege contra los radicales libres, átomos que pierden un electrón y son muy reactivos, transitando por el organismo en busca de captar el electrón que les falta y cuando lo hacen, destruyen otras moléculas estables y beneficiosas para la salud.

A su vez, cuando el radical libre consigue captar el electrón que le falta se convierte en estable pero, en contra, la molécula que lo ha perdido pasa a convertirse a su vez en radical libre, continuando las reacciones químicas en cadena.

Los flavonoides antioxidantes evitan estas reacciones químicas en el organismo, siendo capaces de bloquear la acción dañina en los seres vivos.

De forma natural los humanos no podemos producir sustancias químicas protectoras, siendo fundamental incluirlos en la dieta diaria para producir el efecto antioxidante o protector con el daño oxidativo.

Propiedades de los flavonoides

Propiedades medicinales de los flavonoides cítricos y polifenoles

Hay estudiadas muchas características y efectos medicinales sobre los seres humanos y los animales. Las propiedades de los flavonoides son muy variadas, pudiéndose destacar los efectos cardioprotectores y antiinflamatorios. Sin embargo, en función del tipo de flanoide usado los beneficios serán más potentes o menos.

A continuación explicamos las propiedades más importantes.

Antiinflamatorias

Gracias a la acción antioxidante implicada en el bloqueo de los radicales hidroxilo y superóxido, clases muy reactivas, los flavonoides tienen propiedades antiinflamatorias. Modifican el inicio de la cadena de peroxidación lipídica alterando la síntesis de eicosanoides. Previenen a su vez la agregación plaquetaria (poseen efectos antitrombóticos o reducen la formación de trombos en la sangre).

También tienen un papel importante frente la oxidación de lipoproteínas de baja densidad (prevención de la placa de ateroma).

Antivirales

Hay muchas muestras de datos de estudios realizados sobre los efectos de los flavonoides sobre virus y gérmenes. El flavonoide llamado quercetina es un flavonol biológico con actividad antiviral sobre el virus del dengue, arbovirus del género Flavivirus. Los fitoquímicos o moléculas fenoles de bajo peso molecular obtenidas de frutas, frutos secos y raíces tienen interacción con esta clase de virus, reduciendo su daño en el organismo infectado.

Otros flavonoides con actividad antivirual son Naringina, diadzeína y hesperetina.

Antialérgicas

Actúan sobre el sistema inmune y regulan la respuesta del organismo cuando está expuesto a gérmenes y compuestos que causan la mayoría de alergias actuales. El flavonoide rutina ha sido usado en casos de sepsis o septicemia, en donde la respuesta inmunitaria frente a una infección puede causar daños graves e irreparables al ser liberadas sustancias químicas en la sangre.

Anticancerígenas

Hay numerosos estudios que demuestran los efectos anticancerígenos cuando son tomados con regularidad. Las propiedades de los flavonoides para prevenir el cáncer están ligadas a los efectos antimutagénicos. Evitan la proliferación celular dañina, funcionando como un buen agente quimiopreventivo.

Ciertos estudios in vitro realizados con flavonoides modulan la actividad de las enzimas que controlan la formación de metabolitos carcinógenos, en especial el flavonol quercetina. Esta desarrolla un efecto inhibidor en las células cancerígenas del colon, los ovarios y las glándulas mamarias. También comprobado en el tracto gastrointestinal y otros tipos de cáncer como Leucemia.

Otras propiedades medicinales

Hay ensayos clínicos en donde está comprobado que administrar flavonoides disminuye la producción de radicales libres después de practicar una cirugía de bypass, mejorando la recuperación y evitando posibles complicaciones en el músculo cardíaco.

Asimismo, los flavonoides intervienen en la concentración intracelular del glutatión, disminuyendo la cantidad de glutatión hasta en un 50%. Algo que en la práctica medicinal contribuye a la prevención de enfermedades neurodegenerativas y cancerosas.

Además de las propiedades indicadas, los efectos antioxidantes de los flavonoides ayudan a mejorar la comunicación en las células de los tejidos de los seres vivos. Estimulan las uniones de hendidura o nexus, cierto tipo de conexión que regula el crecimiento celular y aumenta el funcionamiento de las enzimas encargadas de la destoxificación, es decir, la neutralización y eliminación de toxinas en el organismo que se producen de forma natural en el metabolismo.

Metabolización de los flavonoides

La principal vía metabólica de los flavonoides es el hígado. La segunda vía por la que son metabolizados es el colon.

Gran parte del metabolito flavonoide es excretado por la orina. La transformación de los flavonoides en el hígado sufre una biotransformación de fase I al exponerse a grupos polares. La ruta del colon o fase II es en la que los flavonoides no absorbidos son degradados por los microorganismos del interior del cuerpo humano. En esta fase (II) entra en juego la conjugación con glicina, ácido glucurónico y sulfatos que, al ser solubles en agua terminarán excretándose por la orina.

Bioflavonoides y vitamina C

Junto con los efectos antioxidantes de los flavonoides se añaden los de la vitamina C o ácido ascórbico, otro antioxidante potente con propiedades para la piel y regular la circulación sanguínea.

Los bioflavonoides y vitamina C potencian la acción contra los radicales libres, aumentando los beneficios sobre el organismo. Entre las propiedades que podemos encontrar están:

  • Protección de la piel contra el envejecimiento.
  • Mayor síntesis del colágeno natural.
  • Ayuda contra la flacidez.
  • Aumento de la elasticidad de la piel.
  • Efectos contra el envejecimiento prematuro.
  • Mejora de la salud del sistema óseo (huesos, cartílagos y articulaciones).
  • Favorece la creación de nuevo tejido muscular.
  • Ayuda contra la artritis.
  • Evita el deterioro de los ojos y retrasa la pérdida de visión.
  • Mejora la circulación de la sangre.
  • Tiene efectos beneficiosos para el colesterol.
  • Sirve como complemento para las personas que toman poca cantidad de Vitamina C o comen poca fruta.
  • Como aliado contra infecciones bacterianas.
  • Ayuda a reducir la inflamación.
  • Es un complemento ideal para incluir en la pérdida de peso.

Efectos de la vitamina C con Bioflavonoides

Vitamina c y bioflavonoides, propiedades y beneficios para las personasAmbos son antioxidantes muy potentes aumentando las propiedades cuando se toman juntos. El efecto sinérgico es para ambos, beneficiando enormemente al organismo.

Los bioflavonoides y la vitamina C protegen contra el estrés oxidativo, salvaguardando las células del daño causado por los radicales libres.

Al mismo tiempo, también es una fuente de salud contra el deterioro que produce la radiación solar o los efectos nocivos del tabaco en la piel.

En cuanto al uso de la vitamina C y flavonoides para adelgazar, es bueno debido a que cuando haces dieta se generan muchos más radicales libres al descomponerse el tejido adiposo. Los antioxidantes llamados bioflavonoides frenan el daño que estos provocan en el organismo, previniendo el envejecimiento de la piel y favoreciendo mayor elasticidad mediante la estimulación de la síntesis de colágeno.

Medicamentos con flavonoides

Existen diferentes fármacos y preparados medicinales que incluyen antioxidantes para tratar patologías y facilitar la curación después de cirugías. Uno de los medicamentos con flavonoides más conocidos es Daflon aunque también hay otros muy usados como Dipemina, Venartel y Bioxine.

Cada uno de estos medicamentos tiene una posología y mecanismo de acción, siendo indicados para tratar la insuficiencia venolinfática o el llamado “síndrome de las piernas cansadas” así como el de las “piernas inquietas” en el caso de Daflon.

En el caso de Venartel está indicado como vasculoprotector y venotónico. En función de la composición de estos fármacos que incluyen flavonoides micronizados y otros principios activos su utilización y administración diferirá así como sus propiedades medicinales.

Todo esto no muestra cómo en realidad los antioxidantes flavonoides son saludables cuando se usan en momentos adecuados, satisfaciendo las necesidades y demandas de muchas personas para el tratamiento de diversas patologías.

Por supuesto, al tratarse de medicamentos siempre deben ser recetados e indicados por un médico, algo distinto a lo que sucede con los productos etiquetados como suplementos alimenticios que pueden comprarse sin receta médica y que, aunque siempre es recomendable tomarlos cuando un profesional sanitario lo indica, en este caso no será necesario dicha prescripción como sí sucede con los regulados como medicamentos flavonoides.

El uso de flavonoides es muy útil como adyuvante ya que potencia los efectos de otras sustancias que sirven como terapias sanitarias.

Flavonoides cítricos

Son los procedentes de frutas cítricas como el limón, la naranja o el pomelo. Los flavonoides cítricos son aptos para veganos y tienen propiedades similares al resto. Para determina sus beneficios hay que comprobar qué tipo de flavonoide estamos comprando, es decir, si es quercetina, neohesperidina, rutina, nobiletina o bien diosmetina, eriocitrina o tangeretina.

En función de los bioflavonoides cítricos o flavonoides de frutas cítricas como los procedentes de las semillas de uva podrán emplearse para unas u otras afecciones así como para potencia el efecto antioxidante y retrasar el envejecimiento.

Las frutas cítricas más comunes desde la que se obtiene el flavonoide son:

  • Acerola.
  • Ciruela.
  • Mora.
  • Cidra.
  • Copoazú.
  • Durazno.
  • Frambuesa.
  • Fresas.
  • Granada.
  • Grosella.
  • Jaboticaba.
  • Naranja.
  • Mandarina.
  • Lima.
  • Limón.
  • Membrillo.
  • Níspero.
  • Piña.
  • Tamarindo.
  • Tomate.
  • Uva.

Existen muchas marcas de flavonoides cítricos y cada una de ellas incluye una serie de polifenoles y pigmentos naturales que beneficiarán en casos concretos haciendo uso de las frutas ácidas o semi-ácidas como manzanas, guayaba, peras o caquis.

Flavonoides orales

Como bien indica su nombre los flavonoides orales son los que se toman mediante la boca, es decir, ingiriéndolos en pastillas o cápsulas recubiertas de gelatina.

Este tipo de flavonoide puede producirse procedentes de muchas fuentes y su composición también puede variar. La única diferencia con los otros tipos clasificados es su presentación comercial. En la mayoría de los casos los flavonoides orales están a la venta como suplementos alimenticios aunque en el caso de los fármacos, también pueden estar dentro de esta clasificación si es necesaria su ingesta.

Flavonoides PPT

Son los indicados para modificar la capacidad de la sangre para coagular. Los flavonoides PPT (Tiempo de Tromboplastina Parcial) son adecuados si hay problemas de coagulación, trombosis y casos de flebitis.

Sus efectos intervienen sobre la proteína del plasma sanguíneo llamada protrombina. Esta es parte del proceso de coagulación de la sangre y también reacciona con la enzima tromboplastina, situada en el interior de los trombocitos.

Flavonoides para las hemorroides

Este tipo de trastorno es muy habitual en el mundo occidental debido a que muchos trabajos son sedentarios y obligan a pasar muchas horas en posición sentada frente al ordenador o en una silla de oficina.

Los flavonoides para hemorroides también llamados flebotónicos son una ayuda contra las enfermedades anorrectales benignas también conocidas como almorranas. Son frecuentes síntomas como picor, escozor, hinchazón y sangrado.

Usar un flavonoide como ayuda puede reforzar las paredes vasculares y aumentar el tono venoso, mejorando la permeabilidad capilar y regulando el drenaje linfático de la zona externa del recto. Es bastante común encontrar remedios para las hemorroides con flavonoides, centella asiática y ruscus ya que todos estos ingredientes mejoran el flujo venoso y tienen propiedades vasoprotectoras.

Flavonoides en el chocolate y en el cacao

Chocolate y cacao

En los alimentos derivados del cacao también podemos encontrar polifenoles y metabolitos secundarios de las plantas. Los flavonoides en el chocolate son beneficiosos cuando se consume con moderación, durante un tiempo de dos semanas.

El cacao, al ser un producto natural de origen vegetal es portador de un alto porcentaje de epicatecina, flavonoide con efectos sobre la dilatación de los vasos sanguíneos. Según indica Mary Engler, profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de California en San Franscisco (EEUU) y directora del estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition.

La catequina y epicatequina es un antioxidante polifenólico del subgrupo de los flavan-3-oles o flavonoles, también presente en la planta Terra Japónica o catechu. Los flavonoides del cacao también pueden tomarse mediante la ingesta del zumo de Mimosa catechu o Acacia catechu L.f.

También está constado que los antioxidantes del chocolate reducen la oxidación del colesterol LDL o el colesterol malo, reportando beneficios para el sistema cardiovascular y la inhibición de la agregación plaquetaria. Después de varios días de consumo hay menor riesgo de coágulos sanguíneos y accidentes cardiovasculares, infartos e ictus.

Flavonoides en el vino

flavonoides y polifenoles antioxidantes del vino tinto y blanco

La concentración de compuestos polifenólicos en el vino varía entre las distintas clases de esta bebida, situándose los valores de flavonoides en el vino ente 1,06 y 1,8 g/L.

El vino blanco tiene menor cantidad de antioxidantes, siendo 0,16 g/L mientras que los flavonoides del vino tinto son aproximadamente 0,30 g/L. Hay ligeras variaciones en función de la marca y la cosecha con la que se produce el vino.

La composición y cantidad de polifenoles o bioflavonoides depende en gran medida del tipo de uva utilizada, la forma de cultivo, del clima, del terreno y de los procedimientos de fermentación.

Los flavonoides presentes en el vino son los siguientes:

  • Resveratol.
  • Quercetina.
  • Catequina.
  • Epicatequina.
  • Procianidinas.
  • Rutina.

También pueden encontrarse compuestos fenólicos como el ácido cumarínico, cafeico, ferúlico, cinámico, vanílico y gentísico. Todos estos sintetizados por la vía metabólica de la fenilalanina.

Al igual que sucede con otros alimentos ricos en flavonoides el vino tiene un fuerte efecto antioxidante. Evita la oxidación del colesterol LDL y previene enfermedades como la arteriosclerosis, el cáncer y enfermedades cardiovasculares. Las propiedades beneficiosas del vino son debidas a la reducción de la peroxidación de los lípidos LDL, bien bloqueando los radicales libres, provocando la quelación de los metales en transición o mejorando la utilidad de la vitamina E y los carotenoides.

Las personas que no desean consumir alcohol pero sí beneficiarse de las propiedades del vino pueden tomar mosto o zumo de uvas que, aunque tiene una menor cantidad de antioxidantes flavonoides, evita los efectos secundarios de las bebidas alcohólicas.

Flavonoides para las varices

Para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica y otros casos como dermatitis varicosa, varicoflebitis, linfedema, úlceras varicosas y trastornos retinianos vasculares son usados flavonoides del tipo Hesperidina.

Los flavonoides para varices reducen el proceso inflamatorio, estando incluidos en fármacos como Diosmina. La hesperidina es una flavona y por tanto corresponde al grupo de los flavonoides de los que estamos tratando en este artículo. Este grupo de metabolitos secundarios vegetales tienen actividad antiinflamatoria que puede ser empleada en trastornos perivenosos y proinflamatorios.

La hesperidina para las varices tiene propiedades venotónicas, flevolíticas, antivaricosas y vasculoprotectoras. Su estructura química hace que el mecanismo de acción funciones sobre la microcirculación, mejorando la permeabilidad y aumentando la resistencia de los vasos sanguíneos. También protege el endotelio vascular y tiene efecto antiagregante plaquetario (modifica la coagulación) y analgésico.

Efectos secundarios de los flavonoides

  • Hipersensibilidad.
  • Alergia
  • Cefalea
  • Rubor
  • diarrea.
  • Dispepsia.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Colitis.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad al principio activo o los excipientes contenidos.

Lo normal es que después de suspender el tratamiento con flavonoides desaparezca el malestar o la reacción adversa. Si tienes dudas sobre los efectos secundarios de los flavonoides y sus contraindicaciones consulta con un especialista para que pueda aconsejarte en tu caso concreto.

¿Los flavonoides son naturales?

Tal y como hemos ido desarrollando y explicando a lo largo de este artículo sobre “que son los flavonoides y cuáles son sus propiedades y beneficios” podemos considerarlos como naturales.

Su origen es vegetal, pudiéndose extraer de diversas plantas como cítricos y otras especies vegetales como las verduras, semillas y productos derivados de estas.

Así que sí, podemos indicar con rotundidad que los flavonoides son naturales.

Flavonoides de soya o de soja

flavonoides de soya o soja, planta Glycine max

La soja contiene isoflavonas, una clase de flavonoides muy parecidos a los estrógenos humanos. Están consideradas como fitoestrógenos, compuestos químicos no esteroideos procedentes de los vegetales que dentro del organismo funcionan de una forma muy parecida debido a la similitud en su estructura química.

Los flavonoides de soya son muy utilizados como remedio natural y como alternativa a las hormonas para tratar los síntomas de la menopausia. También, como el resto de compuestos de naturaleza polifenólica tienen efectos antioxidantes, protegiendo la salud cardiovascular y ayudando a aliviar los sofocos menopáusicos.

Si bien ayuda los flavonoides de la soja pueden ayudar a las mujeres que alcanzan el climaterio o la etapa de la pérdida de la fertilidad, no son un sustituto de las terapias con estrógenos. Pueden ayudar a contrarrestar algunos efectos secundarios de la menopausia, pero siempre es necesario tratarla adecuadamente sobre todo cuando hay aparece pérdida ósea, sequedad vaginal y falta de sueño.

Diferencias entre flavonoides, polifenoles y taninos

Los polifenoles pueden dividirse en 3 subclases:

  • Taninos.
  • Ligninas.
  • Flavonoides.

Todas estas clases de polifenoles son metabolitos secundarios de las plantas de la ruta del ácido shikímico. Estos compuestos fenólicos se oxidan muy rápido, mucho más que otras sustancias, cualidad que hace que tengan propiedades protectoras contra la oxidación producida por los radicales libres.

Los taninos reaccionan con las proteínas de colágeno. Son muy usados para curtir pieles crudas de animales ya que estas contienen muchas estructuras colaginosas. Al entrar en contacto con los taninos se unen y aumentan la resistencia de la piel frente al desgaste, el calor, la humedad, la putrefacción natural y el ataque de microorganismos que se alimentan de materia biológica.

Los flavonoides también son compuestos fenólicos, así que están dentro del grupo de los polifenoles. Hay 6 clases principales y pueden encontrarse en su mayoría en las hojas, flores y frutas de plantas y árboles. Su función es la de proteger las plantas de los rayos del sol y del ataque de insectos y microorganismos. En el organismo humano la de actuar como antioxidante.

Usos de los flavonoides en cosmética

Debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias son un compuesto muy utilizado en la elaboración de cremas antienvejecimiento y tratamientos de belleza. Los flavonoides en cosmética llevan usándose muchos años, mejorando las formulaciones de los cosméticos y aumentando sus beneficios para la piel.

Es frecuente encontrar ingredientes como isoflavonas, quercetina y antocianinas en cremas antiarrugas y serum antiedad. Este tipo de cremas protegen contra el daño de la radiación solar y frenan el envejecimiento, favoreciendo que otros ingredientes como el ácido hialurónico, la vitamina C y el colágeno puedan desarrollar su función con normalidad.

¿Cómo se toman? ¿Cómo hay que tomar los flavonoides?

La forma de administración puede variar en función del tipo de trastorno que se desea tratar o bien si son ingeridos como complemento a la alimentación. También hay que recordar que estos pueden utilizarse como tratamiento médico, en cuyo caso deberá ser el propio médico quien muestra la dosis y periodo de administración.

Sin embargo, tal y como hemos mencionado, es frecuente tomar flavonoides para reforzar la acción antioxidante en cuyo caso hay que tomarlos de esta forma:

  1. Tomar 1 o 2 cápsulas al día acompañadas con un vaso de agua.

Como puedes observar la forma de tomar los flavonoides es muy sencilla y práctica. Basta con ingerir 1 o 2 cápsulas cada día (ver indicaciones del envase y del fabricante) para conseguir bloquear el daño de los radicales libres. También pueden tomase mediante alimentos, en cuyo caso no hay indicaciones sobre su uso. Simplemente debes comer el alimento igual que lo harías con el resto.

Con esto, además de proteger el sistema cardiovascular y luchar contra la inflamación podemos conseguir retrasar la aparición de arrugas en la piel y mejorar el funcionamiento de la sangre.


Referencias bibliográficas:

  • Grosso G1, Galvano F, Mistretta A, Marventano S, Nolfo F, Calabrese G, Buscemi S, Drago F, Veronesi U, Scuderi A. Red orange: experimental models and epidemiological evidence of its benefits on human health. Oxid Med Cell Longev. 2013;2013:157240.
  • Sam-Long H, Ping-Hsiao S, and Gow-Chin Y.  Effects of Citrus Flavonoids. Journal of Agricultural and Food Chemistry: Neuroprotective.  J. Agric. Food Chem., 2012, 60 (4), pp 877–885.
  • Kumar A, Dogra S, Prakash A. Protective effect of naringin, a citrus flavonoid, against colchicine-induced cognitive dysfunction and oxidative damage in rats. J Med Food. 2010 Aug;13(4):976-84.
  • Wesołowska O, Wiśniewski J, Proda-Pomianek K, Bielawska-Pohl A et al. Multidrug Resistance Reversal and Apoptosis Induction in Human Colon Cancer Cells by Some Flavonoids Present in Citrus Plants J. Nat. Prod., 2012, 75 (11), pp 1896–1902.
  • Perera N, Liolitsa D, Iype S, Croxford A, Yassin M, Lang P, Ukaegbu O, van Issum C. Flebotónicos para las hemorroides, 15 agosto 2012. Cochrane.
  • Rizza S, Muniyappa R, Iantorno M, Kim JA, Chen H, Pullikotil P, Senese N, Tesauro M, Lauro D, Cardillo C, Quon MJ. Citrus polyphenol hesperidin stimulates production of nitric oxide in endothelial cells while improving endothelial function and reducing inflammatory markers in patients with metabolic syndrome. J Clin Endocrinol Metab. 2011 May;96(5):E782-92.
  • El chocolate puro rico en flavonoides mejora la circulación sanguínea, 16 de noviembre de 2004, periódico elpais.com.
  • Joan Aragone on June. Small daily doses of flavonoid- rich chocolate improve blood vessel function, study suggests 01, 2004.

5/5 (17 Opiniones)
Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin