Criptoxantina Beta, qué es, beneficios, usos y propiedades [E161c]

La criptoxantina es una xantofila con usos como colorante sintético que está presente en las flores de las plantas, verduras y frutas. Es conocida como b criptoxantina y al tomarla, en el cuerpo de los seres humanos se convierte en retinol (vitamina A).

Tiene beneficios contra el estrés oxidativo, actuando por sus propiedades medicinales como antioxidante. Inhibe el daño que los radicales libres pueden causar al organismo, reduciendo en un porcentaje alto el envejecimiento del organismo, deteniendo la degradación del ADN celular y filtrando la radiación solar recibida como rayos UV.

Qué es criptoxantina y beta criptoxantina

Es un compuesto vegetal presente de forma natural en las plantas y muy usado como colorante alimentario.

Criptoxantina beta

La criptoxantina es un pigmento que puede obtenerse de plantas como Physalis, la misma que produce un fruto similar al tomate solo que recubierto de una cáscara dura que lo protege.

Pertenece a la familia de los carotenos, pudiéndose clasificar como xantófila, que es un subgrupo de los carotenos y, al mismo tiempo, la criptoxantina comparte muchas de las propiedades y beneficios de los betacarotenos.

También existe B criptoxantina (beta criptoxantina), muchas veces se denomina de la misma forma a los dos compuestos ya que sólo tiene algunas diferencias a nivel molecular pero que, mantiene sus propiedades medicinales para los seres humanos.

Este carotenoide tiene la función de proporcionar color amarillo, naranja y rojo de muchas frutas y verduras, teniendo su importancia también en las tonalidades de muchas algas marinas y plantas medicinales y no medicinales. Asimismo, también actúa como filtro de la radiación ultravioleta.

Beneficios

  • Antioxidantes.
  • Mejora la producción de vitamina A.

Antioxidantes

Como antioxidante la criptoxantina es capaz de bloquear los radicales libres que se producen en el metabolismo, frenando el deterioro del ADN y protegiendo otras moléculas de la captación de electrones por el radical libre.

Se considera que los antioxidantes son excelentes para frenar y prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, el corazón, el hígado y, en general, de todo el organismo humano.

Vitamina A

Al ser un precursor de la vitamina A, cuando está presente mejora la producción de esta vitamina.

Los precursores de la vitamina A muchas veces son llamados provitamina A, dentro de los cuales se encuentra betacriptoxantina.

Criptoxantina beneficios

La vitamina A es un nutriente muy importante para promover la salud de la vista, mejorar la división celular y mantener el sistema inmunitario. Tiene un papel fundamental en la reproducción ya que esta necesita que las células se dividan y evolucionen, así como para el ojo, lo protege e incita la regeneración, manteniendo la visión mucho más tiempo en las personas.

¿Tomar criptoxantina es bueno?

Al elevar los niveles de vitamina A en el organismo, tomar criptoxantina nos proporciona la seguridad de que vamos a tener niveles adecuados de retinol, el cual, facilitará que las células deterioradas puedan ser reemplazadas por otras más jóvenes y funcionales.

Asimismo, sus propiedades antioxidantes captarán los radicales libres, reduciendo la necesidad de que el sistema celular deba ser regenerado. Así que los beneficios terapéuticos son dobles.

Por un lado, evitamos la degeneración de las células y, por el otro, estimulamos que, en caso de que el tejido celular sea dañado haya suficientes nutrientes como para que este pueda ser sustituido y rejuvenecido por mecanismos naturales internos del cuerpo humano.

A este respecto se considera que la beta criptoxantina puede ser un gran aliado en la prevención de algunos tipos de cáncer, enfermedades degenerativas como la osteoporosis o las que se producen por la edad como la degeneración macular, algo para lo que sirve zeaxantina y que logra reducir.

También participa en la homeóstasis ósea, regulando la calidad de los huesos y participando en su mantenimiento de los osteoblastos, células del hueso que sintetizan la matriz ósea y necesaria para que los huesos puedan crecer, repararse y, en general, para que la persona pueda tener una buena densidad ósea evitando roturas y fisuras muy comunes en los ancianos.

Alimentos

Hay muchos alimentos con criptoxantina y estos son muy fáciles de comprar. Están disponibles en todos los mercados del mundo y, aunque algunos de ellos sean algo exóticos en ciertos países, siempre pueden sustituirse con otros.

Los alimentos más ricos en criptoxantina son:

  • Caquis.
  • Calabazas.
  • Guayabas.
  • Maíz.
  • Mandarinas.
  • Mantequilla.
  • Manzanas.
  • Melocotones.
  • Melón.
  • Naranjas.
  • Nectarinas.
  • Papayas.
  • Pimientos rojos.
  • Yemas de huevo.
  • Cerebro bovino.

Otros usos

Además de lo indicado, la beta criptoxantina es usada como colorante alimentario E161c.

Este es aplicado por su capacidad para modificar el aspecto de los alimentos, bebidas y productos destinados al consumo humano sin los efectos secundarios de cantaxantina que, puede provocar el deterioro de la retina.

El color del colorante E161c es amarillo y su obtención es a partir de los pétalos de las flores de la planta Physalis.

Referencias

  • Lian F, Hu KQ, Russell RM, Wang XD, «Beta-cryptoxanthin suppresses the growth of immortalized human bronchial epithelial cells and non-small-cell lung cancer cells and up-regulates retinoic acid receptor beta expression», Int J Cancer, 2006.
  • Marja Mutanen, «Vegetables, Whole Grains, and Their Derivatives in Cancer Prevention», 2009.
  • Lorenzo, Y.; Azqueta, A.; Luna, L.; Bonilla, F.; Domínguez, G.; Collins, A. R. «The carotenoid -cryptoxanthin stimulates the repair of DNA oxidation damage in addition to acting as an antioxidant in human cells», 2008.
  • Burri BJ, «Beta-cryptoxanthin as a source of vitamin A», J. Sci Food Agric, 2015.
  • Yuan JM, Stram DO, Arakawa K, Lee HP, Yu MC, «Dietary cryptoxanthin and reduced risk of lung cancer: the Singapore Chinese Health Study», Cancer Epidemiol Biomarkers Prev, 2003.
  • Merck Index, 11th Edition.
  • Nuria Cubero, Albert Monferrer, Jordi Villalta, «Aditivos Alimentarios», 2001, Madrid, Mundi-Prensa Libros.
  • Javier Aranceta Bartrina, «Frutas, verduras y salud», 2004, Elsevier España.
  • Burri BJ, La Frano MR, Zhu C, «Absorption, metabolism, and functions of β-cryptoxanthin», Nutr Rev, 2016.
  • Anses – Agence nationale de sécurité sanitaire de l’alimentation, de l’environnement et du travail, «Vitamine A & caroténoïdes provitaminiques», 2016.
  • Benjamin Caballero, «Guide to Nutritional Supplements», Elsevier 2005.
5/5 (11 Opiniones)
Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *