Para qué sirve Zeaxantina, propiedades, contraindicaciones y usos

La zeaxantina es un pigmento natural de la familia de las xantófilas que sirve como colorante natural y como antioxidante cuando se toma desde alimentos, cápsulas e incluso gotas oftalmológicas para reparar y proteger el ojo rápidamente.

Su función en los humanos es la de actuar como protector para la vista, teniendo diversos beneficios y propiedades medicinales y curativas.

Qué es Zeaxantina y para qué sirve

Conocida como E161h o con su nombre científico 4-[18-(4-hidroxi-2,6,6-trimetil -1-ciclohexenil)- 3,7,12,16-tetrametil-octadeca- 1,3,5,7,9,11,13,15,17-nonaenil]- 3,5,5-trimetil-ciclohex-3-en-1-ol o en inglés zeaxanthin, la zeaxantina sirve para proteger contra la radiación ultravioleta, producida por las plantas pero que, en los seres humanos tiene una función similar solo que protege la retina del sol.

Para que sirve zeaxantina

Puede encontrarse también con el número CAS 144-68-3 en industrias químicas, funcionando como colorante natural de color amarillo y liposoluble (se disuelve en grasas y aceites) para alimentos o bien utilizarse para teñir telas, lana y otros productos manufacturados.

Muchas veces usada junto con otros antioxidantes naturales y xantofilas, mejoran la calidad del sistema ocular, retrasando el envejecimiento de los ojos.

Aunque tiene otras propiedades y beneficios, quizás, la mejor respuesta a la pregunta “¿Para qué sirve luteína y zeaxantina?” sea esta, como protector de la vista. Ambos pigmentos vegetales o químicos naturales son recomendados por oftalmólogos para prevenir la degeneración macular o, en su defecto, disminuir las consecuencias de este trastorno vascular. Te recomendamos que leas toda la información sobre las propiedades de luteína para los ojos.

Degeneración macular

Es un trastorno que afecta a la retina, elemento situado en la parte posterior del ojo y que, cuando se da, produce mala visión e incluso ceguera.

Luteía y zeaxantina para degeneración macular

Luteína y zeaxantina para la degeneración macular funciona como protector, evitando que se llegue a producir. Estos dos elementos promueven que los vasos sanguíneos de la mácula se hagan más gruesos y resistentes, impidiendo que haya un escape de sangre o líquido ocular en la mácula que entorpecerá la visión y el consiguiente malestar, así como otros efectos secundarios.

Zeaxantina suele recomendarse tanto para la degeneración macular seca como para la húmeda, es decir, para DME seca y DME húmeda. En la primera no se llegan a romper los pequeños capilares oculares, pero se forman depósitos amarillos y, en la segunda, la húmeda, sí que hay una microrrotura con líquido.

Los beneficios de zeaxantina para la degeneración macular son proporcionar densidad a la mácula, preservando la visión. También se recomienda consumir alimentos ricos en vitamina C y E, así como los que contienen zinc. Las vitaminas indicadas y los minerales como el zinc tienen propiedades antioxidantes que ayudan a evita el envejecimiento del ojo y, por lo tanto, conseguir tener buena visión durante muchos más años.

Cataratas

Al bloquear la luz solar zeaxantina y luteína pueden reducir el desgaste del ojo. Las lentes sufren menos daño por los rayos UV y, al poseer propiedades antioxidantes también frenarán el deterioro de la oxidación producida por los radicales libres.

Esto, es importante para prevenir las cataratas, opacidades en el cristalino del ojo que es una de las causas más comunes de pérdida de visión en los humanos junto con la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Tomar alimentos con zeaxantina reduce el riesgo del deterioro de la retina y la formación de cataratas en los ojos entre un 18 y 50 %.

Alimentos

Alimentos con zeaxantina

Los pigmentos vegetales de la familia de las xantofilas están muy extendidos en frutas y verduras, hortalizas y productos frescos de la huerta. Así, podemos encontrar que los alimentos con zeaxantina son:

  • Apio.
  • Apio.
  • Calabazas.
  • Caléndula.
  • Espárragos.
  • Frutas:
    • Ciruelas.
    • Kiwis.
    • Mango.
    • Melón.
    • Nectarinas.
    • Papaya.
    • Peras.
  • Guisantes.
  • Judías y frijoles.
  • Pimiento verde, rojo y amarillo.
  • Nabos.
  • Lechuga romana, de roble, iceberg, escarola, rúcula, radicchio, etc.
  • Verduras de hoja verde:
    • Acelgas.
    • Brócoli.
    • Col rizada.
    • Coles de Bruselas.
    • Espinacas.
    • Repollo.
  • Semillas:
    • Maíz.
    • Trigo.
  • Yema de huevo.
  • Zanahorias.

Muchos de los alimentos que contienen zeaxantina también poseen luteína, beneficiándonos doblemente con estos dos compuestos químicos naturales. Su papel en la alimentación es clave para protegernos contra la radiación ultravioleta, frenando el deterioro de la vista y evitando algunos casos de envejecimiento de los ojos y accidentes vasculares, lo que atañen al corazón, pero también los que pueden causar problemas de visión como dañar la mácula del ojo.

Entre los mejores alimentos con zeaxantina encontramos las espinacas y la col rizada. Estos dos alimentos tienen mucha cantidad de luteína y zeaxantina y, si buscamos otro tipo de alimento, uno de origen animal, entonces podemos comer yema de huevo que también es uno de los mejores.

En las frutas, es muy común obtener zeaxantina de frutas amarillas y naranjas como el mango, las naranjas y la papaya, aunque también otros frutos con distintas tonalidades pueden ser nuestro objetivo para proteger la vista ya que, los pigmentos pueden enmascararse al encontrarse en la pulpa con otros de color verde, como sucede en el caso de las verduras como las espinacas. Estas son ricas en zeaxantina, pero en lugar de poseer color amarillo o naranja, lo tienen verde porque este pigmento es predominante.

Propiedades y beneficios

De forma natural la zeaxantina se encuentra en la mácula del ojo, así que con este dato podemos hacernos una idea de la importancia que tiene para la visión.

Las propiedades de zeaxantina y sus beneficios son:

  • Protectoras de la vista.
  • Evitar la degeneración macular.

Las propiedades de zeaxantina actúan como protector del ojo, inhibiendo el daño que los rayos UV pueden causar a la mácula del ojo humano.

Al mismo tiempo, sus beneficios son compartidos con luteína que, en lugar de estar más extendida por la mácula la podemos encontrar en la mácula lútea, es decir, en la parte posterior de la retina. Tiene color amarillo y su función es la de permitir una mejor visión al ojo, distinguir las formas, los colores y pequeños detalles que proporciona la vista.

Es tan importante zeaxantina para la vista que, su carencia puede provocar cataratas. Actúa como filtro solar para el ojo.

Contraindicaciones

Contraindicaciones de zeaxantina y efectos secundarios

Hay pocas situaciones en las que estén prescritos inconvenientes, pero como sucede con la mayoría de suplementos para cuidar la salud de la vista, en algunas situaciones conviene evitar su consumo. Así que, a continuación, indicamos las contraindicaciones de zeaxantina:

  • Alergia a las xantofilas.
  • Intolerancia a los antioxidantes naturales.
  • Alergia a luteína.

En el caso de que la tomes procedente de alimentos, deberás vigilar si tienes alguna tolerancia alimentaria, alergia o hipersensibilidad. Por el resto no tendrás problemas salvo indicación expresa del médico.

Es mucho más probable reproducir efectos secundarios de zeaxantina y luteína cuando son tomadas mediante cápsulas o pastillas que cuando su consumo es natural, es decir, mediante la comida.

En el caso de que tengas un tratamiento farmacológico, siempre deberás consultar con el especialista que lo ha indicado. Aunque son poco frecuentes las interacciones con medicamentos o fármacos, siempre es posible que exista una dada la larga lista de ellos que existen actualmente o bien, que en un momento dado fuera recomendable esperar para tomarla.

Efectos secundarios

Es poco probable que siente mal o produzca alguna reacción adversa. Sin embargo, cada persona tiene una sensibilidad a los compuestos vegetales y, en este caso, cabe cita los posibles efectos secundarios de zeaxantina:

  • Dolor de barriga, estómago (malestar gastrointestinal).
  • Gases intestinales.
  • Hinchazón abdominal.
  • Diarrea.
  • Hipercarotenosis (cambio en la tonalidad de la piel).

Lo más probable en caso de presentarse algún efecto secundario de zeaxantina es que sea en forma de problemas estomacales. Cuando se hace uso desde cápsulas pueden sentar ligeramente mal, produciendo ciertas molestias y, en algunos casos derivar en diarrea.

La hipercarotenosis es un problema típico de personas que se suplementan con una dosis de zeaxantina muy alta. Esta, al tomarse durante mucho tiempo puede producir un cambio en el color de la piel, tornándose amarilla o anaranjada. Cuando se dejan de tomar las pastillas de zeaxantina pura los efectos indeseados remiten poco a poco. En ciertos casos, puedes detectarlo indicado como carotenemia, uno de los efectos secundarios de los carotenoides que comparten la mayoría de los mejores antioxidantes como también sucede con astaxantina.

Pero no te preocupes por esto, como hemos indicado, es bastante raro que se dé y, cuando aparece es por una dosis excesiva y prolongada, teniendo solución.

Cómo tomar zeaxantina (dosis)

No hay una recomendación expresa por los organismo oficiales pero sí que encontramos documentación bibliográfica con diversos estudios y diferentes dosis de zeaxantina, la cual nos permite indicar las cantidades diarias y la foma adecuada de tomarla.

La cantidad de zeaxantina es de 2 mg. al día.

Si se toma luteína y zeaxantina, deberá administrarse una dosis de 10 mg. y 2 mg. respectivamente.

Referencias

  • Mares-Perlman JA, Millen AE, Ficek TL, Hankinson SE. «The body of evidence to support a protective role for lutein and zeaxanthin in delaying chronic disease». Overview. J Nutr. 2002.
  • Age-Related Eye Disease Study Research Group. «A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss»: AREDS report no. 8. Arch Ophthalmol. 2001.
  • Paracoccus zeaxanthinifaciens sp. nov., «A zeaxanthin-producing bacterium». International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology.
  • Halliwell B, Gutteridge JMC. «Free Radicals in Biology and Medicine». Third ed. New York, NY: Oxford University Press; 1999.
  • National Eye Institute. Age-Related Eye Disease Study 2 (AREDS2): A Multi-Center, Randomized Trial of Lutein, Zeaxanthin and Omega-3 Long-Chain Polyunsaturated Fatty Acids (Docosahexaenoic Acid [DHA] and Eicosapentaenoic Acid [EPA]) in Age-Related Macular Degeneration (2006–2012).
  • Bone RA. «Macular pigment response to a supplement containing meso-zeaxanthin, lutein and zeaxanthin». Nutrition and Metabolism; 2007.
  • Voorrips LE, Goldbohm RA, Brants HA, et al. «A prospective cohort study on antioxidant and folate intake and male lung cancer risk». Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2000.
  • Krinsky NI, Landrum JT, Bone RA. «Biologic mechanisms of the protective role of lutein and zeaxanthin in the eye». Annu Rev Nutr. 2003.
  • Flood V, Smith W, Wang JJ, Manzi F, Webb K, Mitchell P. «Dietary antioxidant intake and incidence of early age-related maculopathy: the Blue Mountains Eye Study». Ophthalmology. 2002.
  • Cho E, Seddon JM, Rosner B, Willett WC, Hankinson SE. «Prospective study of intake of fruits, vegetables, vitamins, and carotenoids and risk of age-related maculopathy». Arch Ophthalmol. 2004.
  • Mares-Perlman JA, Brady WE, Klein R, et al. «Serum antioxidants and age-related macular degeneration in a population-based case-control study». Arch Ophthalmol. 1995.
  • Mares-Perlman JA, Klein R, Klein BE, et al. «Association of zinc and antioxidant nutrients with age-related maculopathy». Arch Ophthalmol. 1996.
  • Snellen EL, Verbeek AL, Van Den Hoogen GW, Cruysberg JR, Hoyng CB. «Neovascular age-related macular degeneration and its relationship to antioxidant intake». Acta Ophthalmol Scand. 2002.
  • Mares-Perlman JA, Fisher AI, Klein R, et al. «Lutein and zeaxanthin in the diet and serum and their relation to age-related maculopathy in the third national health and nutrition examination survey». Am J Epidemiol. 2001.
  • Richer S, Stiles W, Statkute L, et al. Double-masked, placebo-controlled, randomized trial of lutein and antioxidant supplementation in the intervention of atrophic age-related macular degeneration: the Veterans LAST study (Lutein Antioxidant Supplementation Trial). Optometry. 2004.
  • Seddon JM, Ajani UA, Sperduto RD, et al. «Dietary carotenoids, vitamins A, C, and E, and advanced age-related macular degeneration». Eye Disease Case-Control Study Group. JAMA. 1994.
  • Brown L, Rimm EB, Seddon JM, et al. «A prospective study of carotenoid intake and risk of cataract extraction in US men». Am J Clin Nutr. 1999.
  • Lyle BJ, Mares-Perlman JA, Klein BE, Klein R, Greger JL. «Antioxidant intake and risk of incident age-related nuclear cataracts in the Beaver Dam Eye Study». Am J Epidemiol. 1999.
4.9/5 (14 Opiniones)

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *